Pages

lunes, 20 de agosto de 2012

y el día se mostró sin fin, sin fin

Mi memoria deshilachada, que no deja recordarme nada
Sólo el borde de los montes que se unen con la nada.

Se reparten los naranjos en el verde de la sierra
Y se juntan las paisanas entre el campo de mis venas.

Por volver a tu cuerpo intenté acordarme
Cada pedacito tuyo que se fuga de mi cielo.

Ya no suelo retener nada en la mente de mi cuerpo
Pero solo sé una cosa, que me duermo en tus besos.

Me enamoro de las nubes que hacen ruido y se molestan
Una a una se entrechocan para empapar la tierra.

Por volver a tu cuerpo intenté acordarme
Cada pedacito tuyo que se fuga de mi cielo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Archivo