Pages

martes, 15 de mayo de 2012

¿Sabe cuál es la única lengua perfecta? La que ayuda a matar el tiempo.



El trabajo del traductor está hecho de vacilaciones, igual que el trabajo del escritor. El escritor también traduce y duda y quiere encontrar el término preciso que corresponde a la idea; también sabe, como el traductor, que es su propia lengua la que se convierte en inmanejable jerga extranjera. El escritor se traduce a sí mismo como si fuera otro, el traductor escribe al otro como si fuera él mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Archivo