Pages

miércoles, 21 de marzo de 2012

La invención de Morel

Tal vez toda esa higiene de no esperar sea un poco ridícula. No esperar de la vida, para no arriesgarla; darse por muerto, para no morir. De pronto esto me ha parecido un letargo espantoso, inquietísimo; quiero que se acabe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Archivo