Pages

jueves, 22 de septiembre de 2011

Prefacio

El artista es el creador de las cosas bellas. Mostrar el arte, ocultando al artista; es el fin del arte.
El crítico es aquel que puede traducir en un nuevo modo o una materia distinta su impresión de las cosas bellas.
La más alta, como la más baja forma de crítica, es siempre una especie de autobiografía.
Los que encuentran sentidos desagradables en cosas bellas son corrompidos sin ser seducidos. Esto es un defecto.
Los que encuentran sentidos bellos en las cosas bellas son los entendimientos cultos. Para éstos todavía hay esperanza.
Son los escogidos, aquellos para quienes las cosas bellas sólo significan Belleza.
No hay libros morales ni inmorales. Los libros están bien o mal escritos simplemente.
La aversión del siglo XIX por el Realismo es la rabia de Calibán al ver su propio rostro en un espejo.
La aversión del sigo XIX por el Romanticismo es la rabia de Calibán al no ver su propia faz en un espejo.
La vida moral del hombre forma parte de los materiales del artista; pero la moral del arte consiste en el uso perfecto de un medio imperfecto.
Ningún artista desea demostrar nada. Hasta las verdades pueden ser demostradas. Ningún artista tiene simpatías éticas. Una simpatía ética en un artista es un imperdonable amaneramiento del estilo.
Ningún artista es jamás morboso. El artista puede expresarlo todo.
Pensamiento y palabra son para el artista instrumentos de un arte.
Vicio y virtud son para el artista materiales de un arte.
Desde el punto de vista de la forma, el arquetipo de todas las artes es el arte del músico. Desde el punto de vida del sentimiento, el oficio del actor es el arquetipo.
Todo arte es a la vez superficie y símbolo. Los que van más adelante de la superficie, lo hacen así a cuenta y riesgo propio.
Los que descifran el símbolo, lo hacen a cuenta y riesgo propio.
Es el espectador, y no la vida, lo que el arte realmente refleja.
Diversidad de opinión sobre una obra de arte prueba que la obra es nueva, compleja y vital.
Cuando los críticos están en desacuerdo, el artista está de acuerdo consigo mismo.
Podemos perdonar a un hombre que haga una cosa útil, con tal de que no la admire.
La sola excusa de hacer una cosa inútil es admirarla intensamente.
Todo arte es completamente inútil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Archivo