Pages

viernes, 25 de marzo de 2011

Carrie

-Erais pequeñas - dijo él -. Los niños no saben lo que hacen, ni siquiera saben que realmente pueden herir los sentimientos de otra persona. No tienen, digamos, radar. ¿Comprendes?
[...]
-¡Pero, en la práctica, nadie se entera nuca de que sus actos hieren realmente a otras personas! La gente no mejora, sólo se hace más lista. Y cuando uno es más listo no deja de arrancar las alas a las moscas, lo que ocurre es que, en ese momento, busca mejores razones para hacerlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Archivo